Jubilación anticipada; todo lo que debes saber sobre ella


Solicitar la jubilación anticipada es una de las opciones a las que se pueden recurrir si necesitas dejar de ejercer tu trabajo antes de llegar a la edad oficial para jubilarse por cualquier tipo de motivo personal. La edad general para pedir la jubilación anticipada son los 61 años, pero para ello se deben cumplir una serie de requisitos especiales.

Para empezar hay que distinguir entre tres tipos de modalidades de jubilación anticipada; la jubilación involuntaria, la jubilación voluntaria o la jubilación parcial. A partir de aquí, vamos a explicar con detenimiento qué se debe hacer para poder disfrutar de ella.

¿Cómo se accede a la jubilación anticipada?

Hay dos formas, o bien puedes acogerte a la antigua jubilación anticipada a los 61 años o bien puedes solicitar la nueva jubilación anticipada a los 61 años. Cada una de ellas cuenta con unas características diferentes.

Antigua jubilación a los 61 años

Para acceder a este tipo de jubilación anticipada, la persona interesada tuvo que ser despedida antes del 1 del mes de abril de 2013, no importando el motivo del despido. Lo que verdaderamente importa en este caso es que el trabajador no haya sido dado de alta nuevamente en la Seguridad Social.

Podrán solicitarla aquellas personas nacidas hasta el año 1957 y que, por supuesto, cumplan todos estos requisitos. Se puede acceder a esta jubilación hasta el día 1 de enero de 2019 así que si quieres solicitarla y cumples las características, adelante, aún estás a tiempo.

Nueva jubilación a los 61 años

Si tu despido ha tenido lugar después del día 1 de abril del año 2013 se deberá solicitar esta modalidad. Eso sí, en este caso el despido debe de haber sido por causas objetivas, es decir, aquellas que no hayan sido provocadas ni por el trabajador ni por el empresario, sino por cuestiones más bien económicas.

Como este tipo de jubilación es relativamente reciente, no hay fecha máxima para solicitarla así que no os preocupéis por ello.

Jubilación anticipada forzosa o voluntaria

En la Seguridad Social se distingue entre la jubilación anticipada forzosa y la jubilación anticipada voluntaria. En los dos casos, la edad para solicitarla ha ido cambiando desde el año 2013. y ahora hay que esperar hasta los 65 años, en caso de ser voluntaria, o hasta los 63 años, en caso de ser forzosa.

Al igual que la edad va aumentando, también aumenta el período de cotización necesario para poder acceder a una de estas dos opciones. En el primer caso, en el de la jubilación anticipada voluntaria, se exige tener 33 años de cotización, mientras que en el segundo caso, el de la jubilación anticipada forzosa, de piden 35 años.

Si quieres conocer más datos sobre la jubilación anticipada, haz click aquí para acceder a ella.

Valora el contenido

Contenidos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *