Indemnizaciones por despido que no deben tributar


No falta mucho para tener que hacer la declaración de la renta del ejercicio del año anterior, es decir, del 2016, y por ello puede que tengáis alguna que otra pregunta sobre qué se tiene que declarar y qué no se tiene que incluir en tu declaración. En principio, se debe declarar todo el dinero que se perciba, incluidas las indemnizaciones por despido que se hayan obtenido en el pasado año

La indemnización por despido está considerada como un rendimiento de trabajo, esto significa que se debe tributar en el IRPF como un ingreso más del trabajador, a pesar de ser un despido. Eso sí, la normativa vigente del impuesto decreta ciertas situaciones en las que las indemnizaciones no se tendrán que tributar. Claro está que siempre es mejor comunicarle a la Agencia Tributaria el importe que se ha recibido por parte de la empresa para luego no tener que responder ante posibles reclamaciones.

¿Cuáles son las rentas que está exentas de tributar?

Según el artículo 7 de la ley del IRPF las rentas siguientes están liberadas de tributar:

Las indemnizaciones por despido o cese del trabajador, en la cuantía establecida con carácter obligatorio en el Estatuto de los Trabajadores, en su normativa de desarrollo o, en su caso, en la normativa reguladora de la ejecución de sentencias, sin que pueda considerarse como tal la establecida en virtud de convenio, pacto o contrato.

Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo anterior, en los supuestos de despidos colectivos realizados de conformidad con lo dispuesto en el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores, o producidos por las causas previstas en la letra c) del artículo 52 del citado Estatuto, siempre que, en ambos casos, se deban a causas económicas, técnicas, organizativas, de producción o por fuerza mayor, quedará exenta la parte de indemnización percibida que no supere los límites establecidos con carácter obligatorio en el mencionado Estatuto para el despido improcedente.

El importe de la indemnización exenta a que se refiere esta letra tendrá como límite la cantidad de 180.000 euros.

En este caso no se deberá declarar de forma forzosa la cuantía del despido, pero en el resto de casos sí que será necesario presentarla en la declaración que se realiza anualmente. No olvidéis que todo llega, finalmente, a Hacienda, por lo que es mejor presentarla ahora que tener que rendir cuentas luego.

Así que os recomendamos que ya vayáis buscando todos los papeles necesarios para realizar la declaración de la renta, está a la vuelta de la esquina.

 

Valora el contenido

Contenidos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *