Facturar sin ser autónomo, ¿Es posible?


La cuota de autónomo es una de las preocupaciones más habituales en los autónomos. Que si sube la cantidad a pagar, que si las cuentas no salen, que si hay que presentar las facturas…, todo un lío, vaya. Es por esto por lo que muchas personas preguntan si es posible facturar sin ser autónomo y hoy vamos a descubrirlo.

Facturar sin ser autónomo

Realizar facturas sin ser autónomo es posible siempre que se cumplan las siguientes dos condiciones;

  1. Que no se realice como actividad habitual.
  2. Ingresar una cantidad mínima del Salario Mínimo Interprofesional (645,30 euros al mes).

Ahora bien, ¿Qué significa actividad no habitual para la Seguridad Social? Para ellos no sería necesario darse de alta como autónomo si no se realiza una actividad como medio de vida, es decir, que si es un salario muy bajo no es necesario pagar la cuota de autónomo, siempre y cuando no sea una actividad habitual.

Por tanto, si estás realizando una actividad ocasional en la que cobres menos del Salario Mínimo Interprofesional, no es necesario que recurras a la Seguridad Social, pero si realizad facturas todos los meses con la misma cantidad de dinero, aunque sea una cantidad baja, sí debes darte de alta como autónomo y pagar la cuota.

Cómo facturar sin ser autónomo

Si tu caso es el primero, es decir, que vas a emitir facturas ocasionalmente y por poco dinero, tendrás que darte de alta en Hacienda, concretamente en el Censo de Empresarios Profesionales y Retenedores. Esta es la forma que tiene Hacienda de controlar qué facturas emitimos y cuáles son nuestros ingresos ya que, aunque no estemos dados de alta en la Seguridad Social, tampoco está permitido recibir dinero en B.

Para darte de alta en este convenio deberás rellenar el modelo 036 y enviarlo. Es cierto que puede resultar engorroso rellenar este cuestionario, pero si tienes alguna duda puedes acudir a tu oficina de Hacienda y preguntar.

Una vez estés dado de alta tendrás que cumplir las obligaciones fiscales de cualquier persona autónoma, es decir, presentar los trimestres, los resúmenes anuales y liquidar el IVA y el IRPF. Si no haces esto y estás dado de alta, cuidado, las multas suelen ser bastante grandes.

Consecuencias de facturar sin ser autónomo

Aunque es una auténtica tentación, facturar sin ser autónomo puede ocasionar algunas consecuencias. Normalmente, el Ministerio de Hacienda te hará pagar las cuotas mensuales desde que haces facturas con un incremento del 20% es decir, que si has empezado a hacer facturas en el mes de diciembre y recibes la multa en el mes de mayo, deberás pagar todo lo atrasado y añadir un 20% más por realizar estas facturas sin permiso.

Es por ello por lo que nosotros recomendamos acudir al edificio de Hacienda y enterarse bien de todos los pros y los contras de ser autónomo.

 

 

 

Valora el contenido

Contenidos relacionados

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *