Derechos de un trabajador ante un despido improcedente


No siempre estamos de acuerdo por los motivos de nuestro despido. Es en esos casos cuando debemos acudir ante un juez y exponer nuestro caso para que sea él el que declare el despido como improcedente o nulo. Ahora bien, ¿Cuáles son los derechos de un trabajador por haber sufrido un despido improcedente? Vamos a verlo.

Qué hacemos cuando no estamos de acuerdo con nuestro despido

Como ya hemos visto, si no estamos de acuerdo con los motivos de nuestro despido debemos presentar lo que se conoce como la Papeleta de Conciliación. Rellenado esta papeleta estaremos convocando al empresario, a través de la administración, para poder llegar a otro tipo de acuerdo. En el caso de que no se llegue a buen término, el caso pasará a vía judicial y será el juez el que decida finalmente.

Calificación del despido

Una vez el juez haya establecido la sentencia el despido tendrá una calificación diferente, a saber:

  1. Despido procedente: significa que el despido es correcto y que las causas están justificadas al 100% por el empresario.
  2. Despido nulo: esta calificación se otorga cuando la causa del despido era discriminatoria o violaba los derechos y libertades del trabajador como, por ejemplo, los derechos de maternidad o las reducciones de jornadas.
  3. Despido improcedente: en este caso son dos las causas posibles, o bien no se han cumplido los requisitos que se exigen legalmente o bien las razones que da el empresario no son suficientes para proceder a un despido.

¿Cuándo es entonces un despido improcedente?

A) No se cumplen los requisitos formales para proceder a un despido

Para realizar un despido válido se tienen que cumplir los siguientes requisitos:

  1. Comunicación por escrito de la decisión empresarial.
  2. Motivación de los hechos, detallando todos los hechos.
  3. Indicar la fecha de efectos del despido. En estos casos no tiene que coincidir necesariamente con el día que se le comunica al trabajador.
  4. No tramitar expediente contradictorio en los despidos disciplinarios de los representantes o delegados de personal.

El incumplimiento de cualquier de estos requisitos puede hacer que el despido no sea válido y se califique como despido improcedente.

B) No se cumplen los requisitos materiales

Esto quiere decir que en la carta de despido no se acreditan las causas expresadas para la solicitud, es decir, que si no se demuestra que los hechos son ciertos, el despido no sería procedente y se debería buscar otro tipo de solución.

Estos son los hechos que se deben cumplir para que un despido sea válido. Si no se han cumplido o no estás de acuerdo, no olvides poner tu caso en vía judicial.

Valora el contenido

Contenidos relacionados

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *